ES +34 691625632 / VE +58 412 2223860 info@sanandoalmas.com
Elpastordealmas

Ni uno solo de sus Cabellos Perecerá

Es inútil que os fatiguéis para hacerlos reflexionar: ¡Sus corazones son inquebrantables y sólidos como las columnas del “candelabro de siete brazos”! Que nuestro lenguaje no os parezca extraño.

No seáis débiles y no busquéis de “tergiversar” sobre lo que ha sido dicho, y escrito está, por el “GENIO SOLAR CRISTO”.

Nosotros, a quienes vosotros llamáis “Los Alienígenas”, conocemos al pastor, pero también conocemos a las ovejas de su rebaño y nosotros sabemos distinguir las ovejas negras de las ovejas blancas.

Es verdad que todas son ovejas de este pastor, pero también es verdad que las unas no son las otras, y que las otras no tienen el mismo cometido que las unas.

¡Todo está al servicio del Creador! ¡Judas también fue un discípulo de Jesucristo; Pedro también y lo traicionó tres veces! “Hay el día y la noche, hay el odio y hay el amor”. Esta dualidad, además de ser una Ley, también es un medio determinante para volverse maestro de los valores de la Consciencia Divina.

Todavía os decimos, nosotros a quienes llamáis “Extraterrestres”, que es perfectamente inútil intentar teñir de negro el pelaje inocente de las ovejas al servicio del Señor; sobre este plano las ovejas de pelaje negro no pueden hacer absolutamente nada.

¿No os hemos dicho que hay el día y la noche, el odio y el amor? ¿Hasta qué punto sois capaces de comprender que el día y la noche, el odio y el amor son instrumentos “escondidos” en las manos del Señor?   ¿Cómo podría cumplirse “la Justicia Divina” por otros medios? ¿Sois todos justos sobre la Tierra? ¿Cómo podríais comprender vosotros lo que es justo y lo que no lo es? ¡Sólo los justos pueden ser sacrificados y éstos, queridos terrestres, son justamente “Las ovejas blancas”!

Despertaos a la comprensión de lo que ha sido dicho y escrito: “YO NO HE VENIDO A TRAEROS LA PAZ, SINO LA DISCORDIA”. ¿Por qué?… ¡Preguntádselo a las ovejas blancas, pues ellas lo saben!   ¡No cerquéis las llamas de los justos para hacerlas flaquear! Nosotros, a quienes vosotros llamáis “Los Marcianos”, estamos a su lado para que tenga lugar lo que ha sido dicho y escrito: “NI UN SOLO CABELLO DE SUS CABEZAS CAERÁ AL SUELO”.

Entonces, sed prudentes y bien aconsejados, y mojad vuestra lengua con vinagre antes de que vuestras bocas pronuncien sus nombres.

POR LOS HIJOS DE LA LLAMA